Las víctimas del franquismo siguen desamparadas

6 Ago 2018

La situación de las víctimas del franquismo es diversa. Siempre tienen en común las dificultades para poder realizar las exhumaciones de los desparecidos del franquismo.

Sin embargo, hay comunidades autónomas donde se está haciendo cargo de la realización de los trabajos necesarios para la exhumación la administración ya sea a través de una Dirección o un Departamento, etc. Pero en otras comunidades las dificultades son hasta de bloqueo administrativo. Hemos conocido el caso de la fosa 113 del cementerio de Paterna que tras conseguir la autorización posteriormente se paralizó por orden judicial.

Todo un sin sentido que padecemos en el segundo país del mundo con mayor número de desaparecidos tras Camboya.

CGT sigue exigiendo la implicación de las administraciones en la realización de los trabajos de localización y exhumación de las fosas siempre junto con los familiares que son los principales protagonistas de esta historia.

 

La fosa de Benamahoma «recupera» la mitad de los cuerpos de los 50 fusilados por falangistas en 1936

 

Un laberinto burocrático entierra la esperanza de recuperar víctimas del franquismo

La Diputación de Cádiz consigue localizar y exhumar las fosas de la pedanía de Grazalema, donde se han encontrado esqueletos con fracturas en huesos y cráneos horadados por tiros de gracia

LAVOZDELSUR.ES

El equipo científico contratado por la Diputación de Cádiz para localizar y exhumar las fosas de Benamahoma, en el municipio de Grazalema, ha recuperado hasta el momento 23 esqueletos con fracturas en huesos y cráneos horadados por tiros de gracia, que revelan que fueron asesinados. La intervención comenzó a finales de octubre en el enclave denominado Parque de la Memoria donde, soterradas, se hallaban las fosas. Así, de noviembre a enero se pudieron recuperar los restos óseos de 20 personas.

El invierno de intensas lluvias y la subida del nivel freático aconsejaron parar una intervención que se ha reanudado ahora, en verano. Así, las nuevas excavaciones han permitido extraer otras tres osamentas, siendo hasta el momento 23 las personas recuperadas distribuidas en cinco fosas. Jesús Román, arqueólogo e historiador que coordina el equipo, asegura los trabajos en Benamahoma pueden prolongarse hasta octubre.

Posteriormente, tras esta intervención incluida en el calendario diseñado por la dirección general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, aguardan nuevas búsquedas de fosas en el Parque del Mayeto, en Rota, y en la finca Monte Abajo, de nuevo en Grazalema. Iniciativas que promueve Diputación a través de su servicio de Memoria Histórica y Democrática.

En las fosas de Benamahoma, además de los síntomas apreciados en los huesos se han encontrado balas e incluso un casquillo que induce a pensar que alguna de las víctimas sepultadas fue rematada a pie de fosa. Entre las personas recuperadas hay dos mujeres, una veintena de hombres y otro esqueleto aún por determinar. La mayoría de los ejecutados tienen menos de 30 años y hay alguno por debajo de los 20.

Diputación señala las fosas abiertas son de pequeñas dimensiones, presentan restos de cal en su interior y son opuestas a lo que significó el hallazgo de la de Puerto Real, donde se apelmazaban más de 100 víctimas. Las estimaciones para Benamahoma apuntan a que entre 40 y 60 personas fueron fusiladas en la entonces aldea célebre por sus huertas, a medio camino entre El Bosque y Grazalema.

La cifra de, al menos, 50 ejecuciones fue publicada por primera vez por el historiador Francisco Espinosa en su obra La justicia de Queipo. En dicha investigación se incorpora el procedimiento sumarísimo 1098, del año 1940, incoado al cabo Juan Vadillo quien fuera responsable del puesto de la Guardia Civil en Benamahoma. En dicha instrucción se concluye que, efectivamente, entre 50 y 60 personas —civiles— fueron ejecutadas por los sublevados en esta población del término de Grazalema.

El más de medio centenar de víctimas sepultadas en Benamahoma no eran únicamente vecinos de dicha población. El Bosque, Villamartín, Prado del Rey son algunas de las procedencias de estos represaliados según ha indicado Jesús Román, que ha hecho un llamamiento a las familias que desconozcan el paradero de sus deudos por si quieren participar en las labores de identificación que se emprenderán cuando la excavación concluya.

 

Un laberinto burocrático entierra la esperanza de recuperar víctimas del franquismo

 

https://www.noticiascyl.com/salamanca/sociedad-salamanca/2018/08/04/un-laberinto-burocratico-entierra-la-esperanza-de-recuperar-victimas-del-franquismo/

Noticias CyL Salamanca

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica denuncia que la Junta de Castilla y León obstaculiza las exhumaciones porque “ha creado un laberinto administrativo que retrasa las solicitudes de familiares que no tienen tiempo que perder”. En Boadilla, La Fuente de San Esteban, estaba previsto recuperarse cuatro cadáveres de vecinos de Robleda. El papeleo retrasa los últimos permisos

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica tenía previsto realizar la búsqueda de dos fosas comunes con víctimas de la dictadura franquista que se han visto retrasadas por los obstáculos que genera el Decreto de Memoria Histórica aprobado el pasado mes de abril por el gobierno de la Junta de Castilla y León. Una de ellas está en la localidad salmantina de Boadilla, pedanía de La Fuente de San Esteban.

Según el propio vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, el decreto había sido concebido para facilitar la búsqueda de personas desaparecidas en la comunidad y para “obligar a que los ayuntamientos e, incluso, los particulares, permitan llevar a cabo las excavaciones necesarias cuando se tengan indicios suficientes de que hay un enterramiento de represaliados”. Pero la realidad es bien distinta.

La asociación tenía prevista una exhumación cuya solicitud de intervención fue remitida al Ayuntamiento en junio. Y el caso no está todavía resuelto administrativamente. En el caso de Boadilla se trata de una fosa común de cuatro vecinos de Robleda, asesinados en agosto de 1936. El terreno afectado es un pequeño espacio en el cementerio vecina, pero la propia Junta Vecinal ha otorgado de palabra su permiso. “Por el contrario, la secretaria del Ayuntamiento de La Fuentes de San Esteban se ha negado a otorgar el permiso en papel oficial con diferentes disculpas y, ni siquiera, ha respondido oficialmente a ninguno de los escritos de la asociación”, añade.

La respuesta de la Junta fue que el procedimiento de solicitud comenzó previo al decreto, por lo tanto no es un caso amparado. “La falta de atención por parte de la Junta de Castilla y León a los familiares de las víctimas, que son quienes reclaman la búsqueda de sus seres queridos, viene a confirmar las sospechas de la asociación, que denunció que las políticas de memoria castellanas y leonesas deberían haberse llevado a cabo desde las Cortes, tras el trabajo de una comisión que escuchara a víctimas y técnicos”.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), fundada en el año 2000 después de la primera exhumación mediante métodos científicos en Priaranza del Bierzo ha exhumado en Castilla y León más de 800 cuerpos, en las más de 140 intervenciones que ha realizado en 18 años.

Víctimas pendientes de exhumación

Esteban Mateos Mateos: Vecino de Robleda (Salamanca) de 32 años, asesinado el 12 de agosto de 1936 junto a su hermano. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

Tiburcio Mateos Mateos: Vecino de Robleda (Salamanca) de 26 años, asesinado el 12 de agosto de 1936 junto a su hermano. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

Emilio Gutiérrez Pascual: Vecino de Robleda (Salamanca) de 33 años, asesinado el 12 de agosto de 1936. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

Julio Calzada Blasco: Vecino de Robleda (Salamanca) de ¿18? años, asesinado el 12 de agosto de 1936. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.