Biografía: Francisco Ascaso Abadía

2 Feb 2020

Militante destacado de los años 20 y 30, desgraciadamente, cayó en el asalto al cuartel de Atarazanas de Barcelona en el 36 y se truncó una vida de lucha

 

Francisco Ascaso Abadía, militante anarquista (Almudévar, Huesca, 1901- Barcelona, 1936), compañero de Durruti. Trabajador desde niño, panadero a los nueve años, a los once emigró a Zaragoza, donde se colocó en un bar para hacer una jornada de 18 horas continuadas a cambio de unas monedas y los recortes de jamones que consumía la clientela. Persona muy sensible, mostró desde niño unas notables facultades para el dibujo y la creación artística. Todo lo tuvo que abandonar para ganarse la vida.

En la capital aragonesa, a principios de los años veinte, toma parte en el intento insurreccional que encabeza Ángel Chueca y con un grupo de soldados asaltan el cuartel del Carmen. El proyecto revolucionario fracasa, pero la policía no logra descubrir al resto de los inspiradores. No obstante, un periodista de derechas, redactor jefe del Heraldo, logra hacerlo y denuncia públicamente los nombres. Siete soldados son pasados por las armas. La venganza no tarda en llegar, y el redactor cae en un atentado. Las investigaciones de la policía lo llevan a los hermanos Ascaso, pero sólo será detenido Francisco. Es condenado a muerte, pero su culpabilidad no está probada. Los dueños y los huéspedes del hotel donde trabaja testifican a su favor.

Se organiza un poderoso movimiento y Ascaso logra la libertad. Todo ello le marca para la patronal y la policía y su estancia en Zaragoza se le hace insoportable. Se traslada a Barcelona donde vuelve a trabajar de camarero y reanuda su actividad revolucionaria. Al poco tiempo entabla relación con Durruti. Viaja con éste por España y, en Zaragoza es de nuevo detenido. Se le acusa ahora del asesinato del reaccionario Cardenal Soldevila que preconiza la represión contra el movimiento obrero.

Ascaso logra escapar hacia París donde se reúne nuevamente con Durruti. Huyendo de la policía inician. un largo periplo aventurero por Iberoamérica: Argentina. Paraguay, Chile, Perú, Colombia, Venezuela. En su largo trayecto, Ascaso sigue activando como militante revolucionario. En 1925 regresa a París, y funda, en unión con otros refugiados. españoles, el periódico anarquista en castellano Liberación.

Con la instauración de la II República, Ascaso estará de nuevo en España, dedicándose a la acción revolucionaria, a la prensa y a la agitación. En Barcelona desempeña. el cargo de secretario del Comité Regional de la CNT, y forma parte de la redacción de Solidaridad Obrera hasta 1936. Visitó repetidas veces la cárcel por sus actividades y, junto con Durruti, conoció el fatídico penal de Santa Maria (Cádiz). En 1934 tuvo que abandonar su cargo de secretario con ocasión de los acontecimientos revolucionarios. El 19 de Julio de 1936, Ascaso volvió nuevamente a la acción armada, esta vez contra los golpistas. Se batió contra estos frente al cuartel de Atarazanas de Barcelona, donde una bala lo hirió mortalmente en la frente en el momento en que se preparaba para asaltar la fortaleza.