Saboteados los 'adoquines de la memoria' instalados en Pamplona por los familiares de los represaliados por el franquismo

29 Mar 2018

eldiario.es/Miguel M. ariztegi

Los últimos adoquines colocados el día 23 de marzo han sufrido un ataque fascista. La iniciativa solo pretende recordar a quienes sufrieron la represión franquista. Otras localidades también llevan a cabo este reconocimiento

https://www.eldiario.es/norte/navarra/ultima_hora/Boicotean-instalados-Pamplona-familiares-represaliados_0_754524631.html

La iniciativa de la asociación memorialista Affna36, conocida como el ‘adoquín tropezón’ o ‘adoquín brillante’, pretende integrar la memoria histórica en el día a día de las ciudades

Jokin de Carlos considera “incomprensible” que no se respete una iniciativa “que no va en contra de nadie”, sino que pretende "recordar a unos vecinos nuestros que fueron asesinados”

Affna36 anunció en junio de 2015 el inicio de la colocación de las placas doradas en las calles de Pamplona

 

Uno de los adoquines colocados por la asociación memorialista objeto de ataque.

Uno de los adoquines colocados por la asociación memorialista.

 

La Asociación de Familiares de Fusilados en Navarra (Affna36) ha denunciado el boicot a tres de la decena de 'adoquines de la memoria' que instalaron el viernes 23 de marzo en las calles San Nicolás, San Gregorio y Lindatxikia de Pamplona. En concreto, son los que corresponden a los números 2, 4 y 9 de la calle San Nicolás, que arrancan justo en el acceso desde la Plaza del Castillo.

“Un poco más adelante, en el 14, están los siguientes y no han sido vandalizados”, explica a eldiarionorte.es Jokin de Carlos, presidente de Affna36, que considera “una pena que en una sociedad desarrollada, en pleno siglo XXI, no seamos capaces de respetar homenajes que no van contra nadie, que son un recuerdo de unos vecinos nuestros que fueron asesinados”.

Ese es precisamente uno de los objetivos de esta campaña, “recordar a los vecinos asesinados en Navarra en 1936, un lugar donde no había un frente de guerra. No eran gente sin nombre, y sus hijos y sus nietos siguen viviendo con nosotros. Muchas veces se enfrentan a la incomprensión de la sociedad, ni siquiera han podido reconstruir la historia de por qué fueron secuestrados y asesinados y, en muchas ocasiones, de dónde están enterrados. Estamos buscando a muchos de ellos, como la semana pasada en Urdaniz”, apostilla de Carlos.

“Queremos que Pamplona, y Navarra en general, sean lugares más éticos, más reconciliados con su pasado. Para nosotros es incomprensible lo que ha ocurrido”, insiste el presidente, que adelanta la intención de “reponerlos en pocos días”: “Está claro. Ya los hemos encargado de nuevo. Ya veremos si duran o son nuevamente boicoteados”.

Reconoce que la asociación lleva ya puestos “ciento y pico adoquines tropezones desde hace tres años, y alguna vez hemos tenido algún problema, pero nunca un sabotaje tan claro justo después de colocarlos. Suponemos que será alguien que vive por la zona que le ha molestado este recuerdo a los asesinados”, explica.

Una invitación a la reflexión

El proyecto comenzó en junio del año 2015, en el número 3 de la calle La Merced. En este punto hay constancia de que vivieron 17 víctimas. La semana pasada se colocaron más. En la calle San Gregorio fueron tres: Alonso Caballero, Antonio García del Olmo y Lorenzo Yoldi Lacunza; en la calle Lindatxikia se instaló el recuerdo de Isidro Mencos Rosain; y en la Calle San Nicolás se recuerda a José María Goñi Villanueva, Manuel Goñi Villanueva, César Burguete Díaz, Gerónimo Julián Ruiz Lara, Benito Vallejo Hernández, Ildefonso Zabalardo López y Juan Pérez Marturet.

El adoquín de la memoria o el adoquín tropezón proviene del alemán Stolperstein, que  hace referencia a una piedra que hace tropezar a un caminante. Un accidente que es también una invitación a la reflexión. Ese es el objetivo de la iniciativa, originalmente desarrollada por el artista alemán Gunter Demnig en torno a víctimas de la persecución nazi, y que ahora se desarrolla en las calles navarras con financiación particular y la promoción de la asociación de familiares de fusilados de Navarra affna36. Se trata de colocar placas doradas en el suelo que llamen la atención de los viandantes en puntos donde vivieron víctimas de la represión franquista. En ellas figura el nombre de las personas afectadas, su año de nacimiento, la fecha de su desaparición y su destino final.

Momento de la colocación de los adoquines de la memoria, el pasado viernes en Pamplona.

Momento de la colocación de los adoquines de la memoria, el pasado viernes en Pamplona.

 

Por el momento, se instalan únicamente unas placas (de 10x10x10 centímetros) doradas, de ahí que a este tipo de iniciativas se les haya llamado en otros países europeos (hay experiencias, además de en Alemania, en Austria, Holanda, Francia o Italia) el 'adoquín brillante' (además de adoquín tropezón), en referencia al material de latón con el que habitualmente están hechas.

“En Europa es una cosa que se lleva haciendo desde los años 90. En Centroeuropa marcan no solo a judíos que fueron llevados a campos de concentración, sino también a otros tipos de represaliados de la II Guerra Mundial”, explica el presidente de Affna36, que destaca que Navarra fue pionera en esta importación. La entidad considera que la Comunidad foral cuenta con 3.452 víctimas de esta represión.

 

Continúa la instalación de adoquines.

http://www.affna36.org/affna36/continua-la-instalacion-de-adoquines/

 
tropezones1

Dia 23 de Marzo. 18:00h.

Instalación de adoquines tropezones en las calles San Nicolás, San Gregorio y Lindatxikia.

Lugar de cita: Calle San Gregorio, junto al bar Anaitasuna.

           En Junio del año 2015, en la Calle de la Merced de Pamplona iniciamos este proyecto que llamamos adoquines tropezones. A partir de entonces la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra AFFNA-36, nos implicamos en su desarrollo. Con la colocación hoy de estas 9 placas, serán un total de 85 las colocadas en las calles del casco viejo de  nuestra ciudad.

           “Aquí vivió” señalan estos adoquines, en un breve y eficaz recordatorio, seguido del nombre, año de nacimiento, fecha de su desaparición y destino final con la fecha del asesinato de estas 3.452 navarras y navarros víctimas de la guerra civil. Esta placa se incrusta en la acera o calle, delante de la puerta del último domicilio de la víctima.

          En Europa este proyecto conmemorativo recibe el nombre de Stolpersteine  (palabra alemana que designa una piedra en el camino que puede hacer tropezar al caminante) De ahí que se denomine indistintamente como adoquín tropezón o adoquín brillante, en alusión al material –latón brillante- con el que está realizado.

          En Navarra, la iniciativa popular y el apoyo público ha creado un digno Parque de la Memoria en Sartaguda, pero a diferencia de este monumento memorialista, el de los adoquines brillantes, no se encuentra en un lugar acotado, sino que se funde con el espacio público, la misma esfera en la que comenzó a desarrollarse el terror franquista, en nuestras calles y plazas. Adoquín a adoquín, iremos construyendo el monumento recordatorio más descentralizado de Navarra.

          Cuando  la gente que pasee por las calles los vea, brillando con su color dorado, o cuando reparen en ellos porque sobresalen ligeramente de la superficie del suelo, cuando intenten leer lo que está grabado en ellos, sin darse cuenta inclinarán la cabeza. Solo entonces perciben que exactamente aquí, una vez vivió no hace mucho tiempo una persona  que fue víctima solamente por pensar distinto, y que sus hijos y nietos conviven con nosotros. Los adoquines se depositan intencionadamente para romper la rutina de nuestras vidas y obligarnos a recordar. Al agacharse para leer el texto en el adoquín, la gente se inclina simbólicamente ante las víctimas. Este gesto dará pie  al inicio de una conversación sobre lo ocurrido, a hablar sobre la persona que se nombra en el adoquín, a platicar sobre la memoria… Y se les devolverá la identidad a las víctimas, devolviéndoles también la dignidad que se les había quitado. Una persona solo es olvidada cuando se olvida su nombre.

          Se hablará también de los victimarios. Tras 80 años han desaparecido todos, pero los descendientes de alguno de ellos, lejos de guardar un respetuoso aunque insuficiente silencio sobre la responsabilidad criminal en la guerra civil de sus ascendientes, y creyéndose aún los intocables del régimen, manipulan la historia, se instalan en una postura cómplice, que justifica unas veces o que niega aquellos hechos, acrecentando el dolor y humillando a las víctimas y a sus familiares.

          Verdad justicia y reparación. Nunca más y para nadie aquellos horrores.

Lista de Vecinos asesinados:

Calle San Gregorio

  1. CABALLERO ALONSO,
  2. GARCIA DEL OLMO, Antonio
  3. YOLDI LACUNZA, Lorenzo

Calle Lindatxikia

  1. MENCOS ROSAIN, Isidro

Calle San Nicolás

  1. GOÑI VILLANUEVA, José Maria
  2. GOÑI VILLANUEVA, Manuel
  3. BURGUETE DÍAZ, César
  4. RUIZ LARA, Gerónimo Julián
  5. VALLEJO HERNÁNDEZ, Benito.
  6. ZABALARDO LÓPEZ, Ildefonso
  7. PÉREZ MARTURET, Juan