García Ortega, Leopoldo

29 Jul 2008
Desde el grupo de memoria libertaria de Valladolid, queremos agradecer y difundir las vivencias, y lo más importante, las ideas de igualdad, justicia, solidaridad y libertad de este compañero y amigo, nacido en Traspinedo y militante libertario.

Desde su militancia, el trabajo diario, de abajo a arriba. Uno de esos miles de compañeros que sin ser citado en los libros de historia con su esfuerzo diario, su aportación personal contribuyeron y nos pasaron el testigo de las llamas de la revolución. En definitiva un mundo mejor.

Su sencillez, honestidad, claridad, su coherencia son su bandera y un ejemplo a seguir. Muchas historias nos ha contado Leopoldo y citar solamente algunas quizás no seria justo esperando por lo menos que sirvan para hacernos una idea de la vida de este militante anarcosindicalista.

Con dieciocho años ya había estado en el hospicio, preso en Cocheras y en la guerra.

El primer contacto con los libertarios vallisoletanos, fue en una charla que se daba en el año 34 sobre el aborto. Le llamó la atención y entró en el local de cuya pared colgaba el cartel del toque revolucionario que nunca dejo de golpear.

Marchó junto con el hermano de Pedro Herrera y otros compañeros a Arroyo de la Encomienda para hablar con los jornaleros de una finca para colectivizarla.

Estuvo en Asturias y participó en la huelga de la Felgera y acudió a una escuela racionalista. También allí conoció a otro paisano, Valeriano Orobón.

Comenzó el alzamiento y fue preso a Cocheras donde estuvo dos años y medio y por las circunstancias del momento, le mandaron al frente del Teruel del que se libró por una tuberculosis. De ahí a la mili, seis años obligado. Casi nada. A su vuelta a Valladolid, en el 45, contribuyó a la reestructuración del sindicato anarquista de la construcción en Valladolid.

Este breve esbozo y estas palabras esperemos que sirvan para sacar del olvido a esos compañeros que dieron su vida por la causa. A ellos nuestro agradecimiento y reconocimiento.

 

 

P.-S. Grupo recuperación memoria libertaria. Valladolid