CERCO, RESISTENCIA Y EVASIÓN EN LA MINA DE PEÑAS ALTAS. Castillo de las Guardas (Sevilla)

19 Dic 2006

a modo de introducción.

A principios de 1937, un grupo de 42 vecinos de El Castillo de las Guardas (Sevilla), que se encontraban huidos del pueblo y sus aldeas desde agosto de 1936 en que la columna de Álvarez Rementería ocupó el pueblo, decidieron presentarse a la Guardia Civil acogiéndose a la llamada al retorno de todos aquellos que no tuvieran las manos manchadas de sangre. Los 42 fueron detenidos y procesados en Consejo de Guerra Sumarísimo, celebrado en el mismo pueblo el 15 de abril de 1937. Ocho (cinco de ellos destacados dirigentes del sindicato minero de la UGT), fueron fusilados el 4 de mayo siguiente. Dieciocho fueron condenados a reclusión perpetua y los 16 restantes absueltos. Esta brutal represalia a los que se presentaron voluntariamente porque no tenían nada que temer, fue precedida de una discusión con otros huidos que les insistieron en que no se presentaran. Un grupo de éstos decidió esconderse en la mina abandonada de Peñas Altas, cercana a la aldea de La Aulaga .

El 1 de diciembre de 1937, una compañía de falangistas al mando del capitán habilitado de la Guardia Civil José Robles Alés (el que fuera jefe de la famosa Harca Robles, de triste recuerdo en sus andanzas por la provincia de Huelva), salía a las cinco de la mañana de La Aulaga, por el camino de Nerva. Eran unos ochenta hombres, la mayoría de ellos falangistas de Cortes de la Frontera, que operaban en la sierra como columna volante independiente, aunque formando parte de las fuerzas del Teniente Coronel Hidalgo Ambrossy, encargado por Queipo como jefe para la persecución de huidos en toda la zona.

Tras una hora de marcha, llegaron a la Mina de Peñas Altas que se encontraba abandonada desde hacía varios años. Comenzaron a batir sus calicatas y socavones y en uno de éstos, al reconocer huellas humanas y entrar a inspeccionarlo, un requeté recibió desde el interior un disparo, resultando herido en el maxilar derecho. Inmediatamente, el capitán Robles ordena rodear la mina y manda colocar guardias en todas las bocas.

CERCO, RESISTENCIA Y EVASIÓN EN LA MINA DE PEÑAS ALTAS. Castillo de las Guardas (Sevilla), por José Mª García Márquez, en Cuadernos para el Dialogo.

 


también lo podeis encontrar en www.todoslosnombres.org http://www.todoslosnombres.org (sección : Investigaciones)

Air Jordan 1